domingo, 6 de septiembre de 2015

Sintonías

Edvard Munch, Dance on the Beach

Aquella chica disfrutaba con todo lo que a mí me aburría. Y todo lo que a mí me divertía a ella le aburría. Éramos la pareja perfecta: lo que nos hacía seguir juntos era la tolerable e intolerable distancia entre nosotros. Seguíamos viéndonos cada día - y cada noche - sin nada resuelto y sin oportunidad de resolverlo. Perfección.

Charles Bukowski
Shakespeare nunca lo hizo, Fragmento

Police