domingo, 9 de agosto de 2015

Al oído



Al oído de una muchacha.

No quise.
No quise decirte nada.

Vi en tus ojos
dos arbolitos locos.
De brisa, de risa y de oro.

Se meneaban.

No quise.
No quise decirte nada.


Federico García Lorca