lunes, 3 de diciembre de 2007

Sueño

Ella soñaba su deslizar por un angosto, caluroso y semi oscuro pasillo, sin poder apenas visualizar desde dónde y cómo por doquier emergían manos, suaves y ásperas manos que arrítmicamente intrusas, insolentemente invasoras, sembraban ardores sobre su cuerpo provocando la aceleración de sus pulsaciones y su andar sobre un resbaladizo piso, que a su vez parecía formado y sembrado de húmedas y calientes lenguas que sin pausa alguna, lamían a destajo sus pies que a medida de su avance se iban empapando de quién sabe qué fluidos hasta que, por fin, parecía ir acercándose hacia lo que parecía ser una especie de recinto con tenues luminosidades purpuradas, desde donde se dejaban oír extrañas y susurrantes voces...