lunes, 19 de noviembre de 2007

Pecato di cardinale y bocata minuta

En eso pensaba mientras veía la tele y la comida hacía su efecto adormecedor en mi estómago. A punto estaba de rendirme a la siesta cuando el tema del programa cambió y a mis oídos llegó esta frase que pronunciaba una bella señorita: "Es que los periodistas me han colgado el san Bernardo de que yo antes era puta". Y pensé que hay jóvenes aún más desgraciadas de lo que yo fui, porque eso de que te tomen por puta y encima te cuelguen un san Bernardo debe de ser la pesadilla que se muerde la cola.