domingo, 25 de noviembre de 2007

Arrullo



Escribo demorándome en las palabras, como ante escaparates que no veo, y son medio-sentidos, casi-expresiones lo que me queda, como colores de tapicerías que no vi lo que eran, armonías exhibidas compuestas de no sé qué objetos. Escribo arrullándome, como una madre loca a un hijo muerto.


Fernando Pessoa, Libro del desasosiego